Los criterios básicos para evaluar la calidad del café son tres: cuerpo, aroma y acidez.

EL CUERPO:
Es la sensación que tenemos al llenar la boca, su espesura. Este factor es más destacado en los cafés robusta, mientras que en los arábicas naturales y en los lavados es prácticamente imperceptible.

EL AROMA:
Los robustas se caracterizan por su gusto amargo y su aroma fuerte, mientras que los arábicas se diferencian por su aroma suave y agradable.

LA ACIDEZ:
Este factor depende de la altitud a la que se cultive el cafeto. Cuanto mayor sea la altitud, mayor será su acidez. Por eso, los cafés robustas carecen de ella, al contrario de los arábicas que, ya sean lavados o secos, tienen una acidez más marcada.

Cafés Campinas | Gandaron 50 Nave 6 Lavadores Tel. 986253877 / 986253622Aviso Legal | Créditos